Cuando el Poliamor es la respuesta

¿Han estado enamorados de más de una persona?

No se sientan culpables, el Poliamor es algo natural y no posee maldad si tus sentimientos son puros y van más allá del simple sexo.

Decía Márquez: “Se puede estar enamorado de varias personas a la vez, y de todas con el mismo dolor, sin traicionar a ninguna”

Y es cierto, pero lo realmente difícil es asumirlo sin caer en el divertinaje, porque ojo, son cosas muy distintas.

Antes de entrar en este tema que me encanta, definamos Poliamor en el sentido formal. La RAE no la reconoce como palabra existente, sin embargo, en el sentido lógico es un vocablo que está compuesto por poli, que significa muchos; y amor, definido por la RAE como un sentimiento intenso del ser humano en referencia a otro ser. Por lo tanto, Poliamor alude al amor que sentimos con varias personas al mismo tiempo. ¿Increíble verdad?

Lo bonito del Poliamor es que no sólo se trata de sexo, no cae en la indiferencia o falta de compromiso, al contrario. Una de sus principales características esenciales es que los sentimientos se involucran a cada momento. Son los cimientos de la relación.

Es la práctica de relacionarse amorosamente con más de una persona y no sólo practicar sexo.

Además existe un tipo de acuerdo universal en el Poliamor. Debe ser una relación honesta y transparente; todos los involucrados están conscientes de la situación, por lo tanto es consensuado, es decir, todos los Poliamorosos están de acuerdo en esta forma de relacionarse.

No hay engaño. Sin embargo, los acuerdos son válidos y se van escribiendo conforme avanza la convivencia. Es decir, cada relación Poliamorosa dicta sus propias reglas entre los involucrados, porque al final es un acuerdo que se hace entre varios y todos deben de tener voz y voto para cumplir la premisa: comunicación, respeto y amor.

El problema con el Poliamor…

Es la forma en que lo percibimos como sociedad. La manera en que nos educaron es directamente proporcional a la aceptación o rechazo del mismo.

Desde muy pequeños nos inculcaron una imagen de familia formada por una mamá, un papá y los hijos; a los niños únicamente les gustan las niñas y viceversa. Sólo existe un amor en la vida.

Tienes que encontrar a tu media naranja para poder casarte y estar siempre con una sola persona. La monogamia es la única opción por defecto… En fin, todo lo que distorsione esta estructura va en contra de las leyes de la naturaleza sociológica, y por lo tanto es rechazada, mal vista y hasta pecaminosa.

Dossie Easton escribió: “El ideal de la monogamia para toda la vida como el único objetivo válido para las relaciones está tan profundamente arraigado en nuestra cultura que es casi invisible. Aplicamos esas creencias sin ni siquiera saber que creemos en ella”

Y mucha razón tienen sus palabras, salirse siempre de los conceptos clásicos genera miedo y rechazo; y al final, casi siempre nuestros actos terminan siendo dictados bajo las reglas clásicas, dejamos de ser nosotros mismos tomando decisiones que no nos hacen felices.

¿Por qué limitar algo tan natural? Cómo no vamos a creer que sólo podemos amar a una persona si esa idea nos la implantan en todas partes: casa, escuela, música, cine, etc.

poliamor

El amor debería de ser libre, sin reglas impuestas, sin límites de tiempo, edad, clases o cualquier otra cosa. Debería de ser opcional y sin culpas.

¿Cuántos de ustedes conocen a gente que se ha casado o juntado con alguien que no querían por simple apariencia? Por lo menos en mi círculo cercano puedo nombrar a varios, pero mi artículo no se trata de balconear a nadie, se trata de aceptar el amor como venga, como lo sientas, como lo disfrutes y que te haga feliz.

Amar a más de una persona al mismo tiempo no es una decisión que se toma de forma impulsiva; ocurre, lo aceptas y lo afrontas.

Tampoco nace de la necesidad de cubrir faltantes de una persona u otra o porque la relación base que tengan está dañada o las cosas marchan mal. No es una excusa para aminorar el peso del sentimiento, es una realidad. Al final, el Poliamor es una relación donde el acuerdo se basa en los deseos de los involucrados.

Pero… ¿Qué pasa con los celos?

Habemos personas que somos celosas en niveles permitidos (así me autodefino) porque encontrar un equilibrio entre el instinto posesivo y las convicciones racionales de libertad cuesta un poco de trabajo.

Morrell dijo “Una vida no puede fundarse en el miedo, la prohibición y la mutua interferencia de la libertad. No hay duda de que los celos mutuos generan más infortunio en la pareja que la confianza en la fuerza última de un afecto profundo y permanente”. Queda muy claro, involucrarse en cualquier relación implica compromiso; y en el Poliamor implica libertad.

La belleza de vivir una vida abierta a la comunicación, a la experiencia y la discusión, al cambio y al crecimiento, a la abundancia de amor y a la libertad, es que nuestro compromiso con los otros se renueve cada día que pasa y juntos aprendamos a construir un amor sin ataduras. Eso es a lo que nos deberíamos de enfocar.

Con esto no quiero evangelizarlos que el Poliamor es la única vía de amor en libertad, ni que todas las parejas están en un error, ni que los matrimonios clásicos sean una pérdida de tiempo o que las relaciones abiertas son un escape al compromiso. Con este artículo sólo quiero tratar de explicarles la aceptación a las diversas formas de amar.

Como decía Frida Kahlo “Nada hay absoluto, todo cambia, todo se mueve y revoluciona”.

No tengamos miedo a amar en sus muchas presentaciones, no dejemos de ser por miedo al rechazo, seamos firmes en nuestras convicciones, en nuestro sentir. No juzguemos al resto por amar diferente a nosotros, no critiquemos, no amarguemos a los otros. Hagamos el amor, hagámoslo bonito.

Todas las elecciones de vida son respetables siempre y cuando no afecten a otros, es la única regla en el amor que pondría en todas sus formas. Amar es plenitud, sean dos o más los involucrados. Amar es felicidad, es plenitud, es confiar y dejarse llevar.

*Fotos tomadas de Google.

Total
5
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*