¿Cuál es tu para qué?

En distintas culturas del mundo nos enseñan a hacer para que podamos tener: Reconocimiento, recompensa económica, libertad, felicidad, estatus, respeto y prosperidad. Cada interpretación es distinta dependiendo de la cultura pero la esencia es universalmente similar.

La cultura árabe está compuesta por el vínculo familiar y el placer, los japoneses por la eficiencia de calidad y servicio, los americanos por la excelencia y perfeccionismo, los mexicanos por interacción social, los alemanes por la discreción y el trabajo.

¿Cuándo aprendemos a conocernos?

En la mayoría de los casos cuando somos adultos, es un camino largo y si elegimos verlo con la perspectiva de aprendizaje; llega a ser placentero a pesar de las adversidades en el camino. ¿Te has preguntado, cómo hubiera sido tu vida si desde pequeño te enseñaran a conocerte? La respuesta seguramente, es ¡mi vida hubiera sido completamente diferente!

La UNESCO ha propuesto un modelo educativo para menores de edad y adultos en donde consiste en manejar las tres áreas del ser humano: EMOCIONAL, PSICOMOTOR Y COGNITIVO o en términos de Coaching, lo conocemos como: SER, HACER Y TENER.

ICCT, consultora mexicana con trayectoria internacional, dedicada a maximizar el talento humano explica de forma sencilla el impacto global de trabajar las 3 áreas en el ser humano.

educacion

Peter Drucker en The practice of management dice:

“Sólo cuando te desenvuelves desde tus fortalezas puedes alcanzar verdadera excelencia, no podemos alcanzar el desempeño desde nuestras debilidades…toma más energía llegar de la incompetencia a la mediocridad que del rendimiento a la excelencia”.

¿Qué significan ambas explicaciones? Significa que si nos enfocamos en descubrir nuestras fortalezas, descubrimos nuestra verdadera esencia para que podamos contribuir con acciones propositivas que impacten nuestro entorno personal, familiar, laboral, comunitario y global. En pocas palabras es importante encontrar nuestro “ para qué” y caminar hacia la dirección que elegimos y nos contagiemos de vida y energía. Así es como humildemente considero que pudiéramos hacer un impacto positivo y colectivo de nuestras circunstancias y diseñar nuestro destino de forma consciente y responsable.

Investigaciones por expertos en el tema de talento humano comparten que el resultado es positivo, si aplicamos nuestras fortalezas en la vida diaria.

“El enfoque de fortalezas permite a las personas ser prósperas (exitosas).”
-Tal Ben Shahar

 

“La autoestima no se construye dándole palmaditas en la espalda a alguien y diciéndole lo maravillosa que es. La
confianza es un fenómeno más complejo que viene de poner nuestras fortalezas en acción.”
-Rosabeth Moss Kanter. “Confidence”

Una buena (o mala) autoestima en un área de nuestra vida afecta otras áreas. La forma de fortalecer la autoestima es poniendo en práctica nuestras fortalezas como dice Kanter en su libro Confidence. Ahora te preguntarás ¿ Sólo me dedico a lo que soy bueno? ¡¡No!! Exponte a diferentes estímulos, aprende diversas cosas hasta el nivel en el que no afecten otras áreas de tu vida. Maneja tus debilidades, pero concéntrate más en tus fortalezas.

para que

Las fortalezas pueden convertirse en debilidades cuando abusamos de ellas.

Confucio dice: Los defectos de un hombre se adecuan siempre a su tipo de mente. Observa sus defectos y conocerás sus virtudes. Es decir si la persona abusa de sus virtudes mas predominantes para tener un resultado y constantemente el resultado es negativo o estacando es cuando las fortalezas se vuelven debilidades. El secreto es tener un equilibrio de ellas y sobre todo descubrir “para que” las usamos y hacia donde queremos ir.

Las fortalezas están divididas en macro y micro. Identifica las tuyas basándote en este ejemplo:

Macro: “Mi pasión es que la gente se descubra”

Micro: “Mi pasión es dar conferencias”

Macro: El teatro

Micro: “Actriz

Macro: “Los negocios”

Micro: “La ejecución”

Concéntrate en tus fortalezas y desarrollarás tus habilidades que conformaran tu carácter. Tu carácter será el responsable de guiarte hacia donde quieres ir. Las fortalezas son universalmente valiosas y admiradas, tienen un valor moral o un significado y generan prosperidad y felicidad. Por lo tanto identifica cuales son tus virtudes para que encuentres tu “para qué” en esta vida y vivas una vida que valga la pena.

Las virtudes y fortalezas te ayudaran para que disfrutes y creas una vida que vale la pena. Te pongo el ejemplo de la persona que trabaja y gana mucho dinero pero no sabe disfrutar su tiempo libre ni su dinero porque todo el tiempo esta cuidando que no se le acabe o gastando sin tener un rumbo fijo. Si esta persona descubriera la relación del dinero lo vería como un medio y no como un fin.

Todo requiere equilibrio en esta vida. Te pongo otro ejemplo, un adulto que tartamudea y desea hablar con fluidez. La diferencia de una habla en control a largo plazo se basará en la motivación que tenga para lograr su “para qué” y reintegrarse de forma proactiva a la sociedad.

Por lo tanto el conocernos nos ayuda a realizar actividades enfocadas a nuestra pasión para poder tener recursos, compartir conocimiento, apoyar a los demás, crear sustentabilidad, contribuir de forma positiva a una sociedad, respetar a nuestro prójimo y sobre todo estar en paz con nosotros mismos.

Total
9
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*