La belleza de convivir con distintas culturas

Ayer comía en un restaurante con unas buenas amigas con poco tiempo de conocernos pero mucha visión y trayectoria en común. Cada una ha creado resultados extraordinarios en sus áreas de trabajo y hoy en día cuentan con logros y reconocimiento Internacional y nacional.

Son mujeres cálidas y humildes y con un ser hermoso que invita a estar en su espacio sin que te quieras ir. Me sentía muy afortunada y honrada de estar en sus espacios compartiendo experiencias de vida, trabajo, placer, amor y cultura y uno de los temas predominantes de nuestra noche fue la cultura y el amor.

Me preguntaban como era haber crecido en Arabia Saudita como mujer y como extranjera. Les compartía que cuando eres niña no ves la realidad de cosas externas sino experimentas y te adaptas a la comodidad y experiencias nuevas en las que te encuentras.

Mi niñez era muy feliz jugando con niños de distintas nacionalidades y costumbres y el lenguaje en común que teníamos era CURIOSIDAD Y CONVIVENCIA con ganas de experimentar y crear un compañerismo auténtico. En ese entonces no lo describía con estas palabras pero así lo sentía.

Afuera de nuestro compound (fraccionamiento) teníamos que acatar las reglas musulmanes y sauditas y toda mujer adulta extranjera o local requería cubrirse con la famosa abaya y el hijab. La abaya es una túnica negra de seda que se pone encima de tu ropa y el hijab es una mascada con el diseño y color que tu deseas que cubre tu cabello.

Mujeres provenientes de familias fundamentalistas requerían taparse la cara con una Burka y dejaban al descubierto sus grandes ojos negros. Como niña que era, no veía extraño tales distinciones porque entendí que eran sus costumbres religiosas y nosotras como mujeres extranjeras requeríamos acatar la costumbre afuera de nuestro compound.

culturas

Los Mutawas son policías religiosos encargados de distintas funciones. Una de sus funciones es verificar que la mujer este cubierta por lo menos con Abaya y hijab.

Recuerdo que mis papás me cubrieron cuando cumplí 9 años y esto fue por ordenes de un Mutawa. Yo lo veía como un juego y de cierta forma una regla porque todas las mujeres lo hacían. Nuestra vida fuera del compound era comer en restaurantes, comprar el súper en el Euromache; famoso supermercado de los 90’s, asistir a reuniones con amistades de mis papás y jugar con sus hijos, jugar en el colegio, hacer picnics en el desierto con amistades y jugar en la arena, visitar mercados de beduinos, viajar a pueblitos aledaños, estados dentro del golfo árabe o estados fuera del golfo árabe como Jordania y Petra.

Recuerdo que la primera vez que conocí Dubai era un desierto enorme, contaba con un Hotel Sheraton un centro comercial pequeño. El desierto lo recuerdo haber visto desde lo alto de un vuelo en helicóptero con mis padres y mi hermana. Me encantaba admirar la belleza de la naturaleza en sus distintas facetas.

En nuestro compound teníamos todas las amenidades necesarias deportivas, recreativas y sociales por eso no me pesaba cubrirme cuando salíamos del compound y disfrutaba mucho conocer cosas nuevas porque así estuve expuesta desde muy pequeña con distintos países y culturas. He creado lazos fuertes con mujeres y hombres árabes de mi pasado y la convivencia es auténtica y hasta la fecha nos vemos cuando coincidimos en algún país pero estamos en contacto por whatsapp frecuentemente

La moraleja de mi experiencia fue “adaptarme a nuevas experiencias con culturas distintas”.

El resultado fue adoptar principios universales en vez de costumbres y valores.

Los valores del ser humano son distintos de acuerdo al bagaje cultural de cada nacionalidad por ejemplo la fidelidad en parejas latinas son “monógamas”, la fidelidad en parejas musulmanas son “polígamas”. Los varones con un alcance económico próspero pueden elegir hasta 4 esposas pero la mujer no tiene derecho de hacer lo mismo.

El contexto se lleva acabo cuando la primera esposa no concibe un varón o no puede tener hijos entonces es permitido casarse con otra mujer. Las esposas viven en la misma casa con sus respectivos hijos y esposo compartido. Eso esta bien visto en países musulmanes y son valores de familia y fidelidad para ellos.

Este mismo valor no es el mismo para países occidentales, ¿estas de acuerdo?

Una de las tantas costumbres para los árabes del Golfo (países como: Arabia Saudita, Bahrein, Kuwait, Qatar, E.U.E, Oman) es fumar Shisha, comer borrego y arroz y beber te de menta roja en tiendas en el desierto entre hombres solamente. Saludo entre hombres son de dos 0 4 besos, uno o dos besos en cada mejilla.

Otra costumbre para las mujeres árabes antes de casarse es aplicar diseños de henna en la mano, depilarse con hilo y azúcar todo el cuerpo. Maquillarse y arreglarse a diario como si asistieran a una boda. Nosotros en el occidente nos gusta arreglarnos pero tampoco es una costumbre de ley entre nosotras las mujeres.

Aunque las costumbres y valores sean distintos entre nacionalidades y culturas no significa que no podamos convivir con culturas distintas a la nuestra. El secreto es observar y disfrutar. Aquí entran los principios universales para desarrollar una convivencia sana, crear lazos profundos, relaciones de pareja, relaciones de negocio con otras culturas que no sea la tuya.

Principios universales como: comunicación, respeto, no tomar cosas personales, no asumir, apertura, disposición, humildad, adaptabilidad, aceptación, autenticidad, honestidad, generosidad, empatía , y amor.

Estos principios universales son la llave para poder interactuar con cualquier cultura del mundo aunque no tengas experiencia conviviendo con ellos. Tus costumbres y tu pueblo lo dejas en casa y solo te llevas “tu ser” con las demás culturas para poder abrirte a experiencias nuevas.

Cuando escucho temas de discriminación, me pongo a pensar que el nacional no es quien tiene que aceptar y adaptarse al extranjero sino el extranjero requiere adaptarse al nacional con los principios anteriormente mencionados.No importa el background social o económico que tienes sino lo que cuenta es tu calidad de ser humano para poder crear inteligencia social con las demás cultura.  Desarrollarás el buen sentido de la tolerancia y observación.

 “Ábrete a experiencias nuevas, culturas nuevas con solo ser “tú” usando principios universales y descubrirás experiencias significativas y transformacionales”

 

 

Total
24
Shares

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*
*